jueves, 13 de febrero de 2014

Parejas homosexuales y lesbianas en Cuba: ¿Iguales ante el amor, iguales ante las leyes?



 


Puede que los personajes no sean reales, pero el contexto en que se recrea la narración es la Cuba actual, donde esto no solo pudiera suceder sino que en efecto pasa, al menos así asegura Julio César González Pagés coordinador de la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades (RIAM).


Por Lisandra Leyé del Toro              


La Habana - La historia es la siguiente. Dariel y Carlos aprovechan la nocturnidad para amarse. Dos años llevan así porque temen las repercusiones que revelar su relación podría acarrearles en sus familias y ante los compañeros de trabajo. Pero el suyo no es un caso exclusivo.

Como ellos muchas parejas homosexuales, bisexuales y transexuales sufren en Cuba los rezagos de un machismo entronizado en nuestra cultura. En entrevista con Julio César González Pagés, quien es profesor de la Facultad de Filosofía, Historia  y Sociología de la Universidad de La Habana, él explica otras aristas de este problema.

Dice, por ejemplo, que como las parejas homosexuales no están reconocidas por la ley en caso de fallecer uno de sus miembros el otro no podría heredar (sin un testamento de por medio) sus bienes, aún cuando tuvieran muchos años de convivencia.    

 «Las personas también consideran –explica- que plantear los conflictos de parejas homo en las telenovelas cubanas (que es un espacio bien posicionado en la pantalla chica) es darle promoción  y entonces yo me pregunto ¿será que se puede hacer un cambio de pensamiento a nivel de sociedad cuando persisten conceptos tan homófobos en toda Cuba?...»

¿Cómo las personas homo, bi y trans, lograr vivir su amor –con todo lo que esto implica- en los tiempos actuales?

Bueno, años atrás funcionaba más la solidaridad entre las personas con estas orientaciones sexuales. En caso de que no tuvieran su propio espacio, se prestaban la casa o se decían unos a otros dónde se rentaba un local, o se vendía.
Hoy en día hay quienes siguen estableciendo parejas ficticias y se construyen identidades falsas, por tratar de no ser rechazados en sus círculos de amistad, familia o vecindad, y esto es algo difícil con lo cual convivir.
«También son muy pocas las familias que permiten que su hijo/a gay, lleve a su pareja visitarlos y mucho menos a convivir con ellos. Por motivos como ese, hay quienes abandonan sus hogares para tratar de vivir su amor sin frenos, ni ataduras».

¿Cuánto faltará para que se erradique el machismo y la homofobia en la sociedad cubana?

En la sociedad cubana se ha avanzado mucho por erradicar formas y conductas que discriminan a las personas de la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales).
«En la década del 60 y 70 del pasado siglo existía una homofobía institucionalizada desde  la educación y la cultura. Hoy en día, mucho se ha logrado gracias al empeño de personas e instituciones. Otro factores también han sido de gran valía como son  los spot en los medios de comunicación, las campañas que desarrolla el Ministerio de Salud… para erradicar este conflicto que atenta a la integridad de seres humanos que tienen derecho a ser felices con quien o quienes elijan.
«Todo esto ha conllevado a repensar  el tema homosexualidad  y comienzan a verse cambios.
«Pero en la sociedad continúan existiendo mitos y tabúes. Todavía no se ha logrado asimilar como algo normal que una pareja del mismo sexo se de afecto públicamente. Se sigue considerando que deben tener su espacio, que no es algo que se pueda hacer en cualquier sitio público, y esa perspectiva de plantearse el problema es excluyente y discriminatoria».

¿Cómo se comporta la infidelidad en este tipo de parejas?

Nadie se escandaliza tanto cuando un hombre heterosexual le es infiel a su mujer, y si es al contrario, ven a la mujer como una persona que no se respeta, ahí hay una mirada machista, pero esa es otra cuestión. Sin embargo, si es que la novia traicionó a su prometida, entonces se cuestiona a esa persona por mujer desleal,  pero también se le dice de forma peyorativa tortillera o  lesbiana.
«También es un error que se vieran como víctimas a las personas con otro orientación sexual que no estuviera dentro de la, heteronormatividad, que es vista como, la única forma de tener pareja».
«Conceptos como el de amor eterno, fidelidad, hacer juntos una familia, hay que replanteárselos desde uno mismo, porque cada persona es un mundo por descubrir».  

 Final del formulario

No hay comentarios: